Galería de Personajes del Siglo XIX

Carlos IV (1748-1819)

Hijo de Carlos III y María Amalia de Sajonia fue rey con cuarenta años y una amplia experiencia en los asuntos de estado, intentando llevar a cabo un programa ilustrado en sus primeros años con el gobierno del Conde de Floridablanca y el Conde de Aranda (se intentó liberalizar el comercio y acabar con la acumulación de bienes de la Iglesia) Los años siguientes de su reinado estuvieron marcados por la influencia del valido Manuel Godoy.

Carlos IV
Carlos IV

Casado con su prima María Luisa de Borbón y Parma, tuvieron 13 hijos de las 24 veces que la reina estuvo embarazada, aunque sólo 7 hijos llegaron a edad adulta. Aunque Carlos IV llegó al gobierno con una amplia experiencia, su falta de carácter personal hizo que dejara los asuntos del gobiernos en mano de su esposa y de Manuel Godoy. El degollamiento de su primo Luís XVI de Francia, junto con todos los acontecimientos de la Revolución Francesa (1789), superaron con mucho el ánimo del monarca, iniciándose en España una política internacional vacilante, que oscilaba entre la alianza con Francia y la guerra con Inglaterra o a la inversa, de hecho, la armada franco-española fue derrotada por lo británicos en Trafalgar en 1805. Además, en estas circunstancias se declaró también la guerra a Portugal, principal aliada de los británicos (conquista de Olivenza y Guerra de las Naranjas)

Con tal sucesión de guerras, la hacienda española se vio muy debilitada. Además, el pacto con Francia y la presencia de soldados franceses en España perjudicó la imagen pública del rey y de Godoy, abdicando definitivamente en su hijo en 1807 por presión de Napoleón y varias conspiraciones de su propio hijo (Motín de Aranjuez)

María Luisa de Parma (1751-1819)

María Luisa de Parma
María Luisa de Parma

Nieta del rey Luis XV de Francia recibió, según algunos historiadores, una educación discutible para adecuarse a la austeridad de su cargo, siendo de costumbres algo libertinas para la corona española. Mujer atractiva, de acusada personalidad y mucho más lista, decidida y ambiciosa que su marido, María Luisa de Parma ejerció siempre un completo dominio sobre Carlos IV, más interesado en la caza y en las artes mecánicas que en los asustos de estado. El embajador Bourgoing escribía en 1782 que su “cortesía, ingenio y gracia” le daban “un encanto irresistible”. El retrato de Mengs, cuando todavía era princesa de Asturias, es testigo de ese encanto; en cambio, la agudeza insobornable de Goya muestra, en los retratos de Maria Luisa, su altivez de mujer dominadora. Su desmedida afición al lujo en una época de profunda crisis no contribuyó a hacerla popular. MariaLuisa quedaría irremediablemente desprestigiada por sus caprichos, frivolidades y apasionamientos, que le hicieron caer en una conducta inmoral y escandalosa, especialmente grave en los delicados momentos que atravesaba la monarquía, duramente combatida por los aires de la Revolución Francesa.

María Luisa siguió a su marido al destierro, primero en Francia, confinados por Napoleón en Compiègne, y posteriormente en Roma, donde falleció poco antes que su marido sin que su hijo, Fernando VII, consintiese la vuelta de sus padres a España.

María Luisa de Parma
María Luisa de Parma

Manuel Godoy (1767-1851)

Noble y político español, natural de Badajoz, que fue favorito del monarca Carlos IV en la última etapa de su reinado, quien impulsó su meteórica carrera política. Tanto María Luisa de Parma como Carlos IV confiaban en el genio político de Godoy para llevar adelante la regeneración del país; sin embargo, la conducta vacilante del valido acabó por conducir a España a una situación de crisis económica, propiciada por la política bélica, el endeudamiento de la Hacienda y la paralización del comercio con las Indias. El descontento popular y la oposición a la gestión de Godoy por parte de la Iglesia y de la aristocracia, que se agrupaban en torno al entonces príncipe de Asturias y futuro monarca Fernando VII,  desembocó en el Motín de Aranjuez (1808), que concluyó con la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando y con el encarcelamiento de Godoy. Tras su liberación, acompañó a los reyes en el exilio hasta la muerte de éstos.

Manuel Godoy
Manuel Godoy

En los últimos años su figura política está siendo revalorizada por los historiadores, quienes ven en la leyenda negra de Godoy y la falacia de su supesta mancebía con la reina, el ataque de la alta nobleza y clero, quienes no perdonaron su origen hidalgo y las acciones para limitar su poder político y económico.

José Bonaparte (1768-1844)

Diplomático y abogado francés de origen burgués, hermano mayor de Napoleón Bonaparte. En España, su proclamación como monarca coincidió con la Guerra de Independencia, un periodo caracterizado por la violencia, tras la rebelión del pueblo español con los sucesos del 2 de mayo, y las intrigas por parte de Napoleón y Fernando VII para controlar la corona española.

José Bonaparte
José Bonaparte

José Bonaparte era un hombre inteligente y educado, así como mujeriego, pero que estuvo siempre tras la estela política de su hermano quien decidió su destino político en todo momento. Su programa reformista, que pretendía asentar los logros de la Revolución Francesa en España, sólo pudo llevarse a cabo muy parcialmente por el periodo de marcada violencia en el país. Los pequeños avances consolidados con el apoyo de los afrancesados (ilustrados españoles que apoyaban el programa liberal como Jovellanos), fueron rápidamente derogados por el monarca Fernando VII.

Históricamente se ha discutido su sobrenombre Pepe Botella, supuestamente asociado a su afición por la bebida, aunque realmente se trataba de una manera de desprestigiarlo. Lo cierto es que una de sus primeras medidas fue hacer desaparecer el impuesto sobre los alcoholes y otra serie de medidas liberalizadoras como autorizar la libertad de horarios de las botillerías.

En Madrid fue también apodado el “Rey Plazuelas” debido a su interés por abrir plazas en la capital para facilitar el tránsito de mercancías y lugares de reunión, a costa de derribar conventos e iglesias. Otro apelativo que recibió fue el de “el Rey Intruso“, lo que en definitiva muestra el poco aprecio del pueblo español.

Pepe Botella, caricatura.
Pepe Botella, caricatura.

Fernando VII (1784-1833)

Noveno hijo de Carlos IV y de María Luisa de Parma, Fernando VII tuvo una infancia enfermiza así como recibió una educación poco esmerada, teniendo en cuenta la gran responsabilidad de sus futuras funciones, siempre en manos de diferentes ayas y preceptores. De aspecto muy poco agraciado, pues llegó a pesar más de 100 kg, su primera mujer María Antonia de Nápoles lloró de desesperación al verlo por primera vez, aunque posteriormente le tomara aprecio.

El joven príncipe mostraba en sus inicios falta de personalidad y una pasividad pasmosa, pero los enemigos de Godoy se fueron agrupando en torno a Fernando e impulsaron su hostilidad al valido. Imbuídos en un ambiente de persecuciones y manías persecutorias, tanto el joven príncipe como su esposa se veían cautivos de la reina madre y del valido Godoy, a quien odiaban profundamente.

Fernando VII
Fernando VII

Con la entrada de las tropas napoleónicas en España, Fernando VII inició una serie de intrigas para adquirir la corona y apartar del gobierno a Godoy; de hecho, ya en la Conspiración del Escorial (1807) realiza un primer intento de tomar la corona en contra de su padre, situación embarazosa que se solventa con el perdón de Carlos IV. Finalmente Fernando VII recibe la corona en 1808, con la rebelión del pueblo de Madrid en el Motín de Aranjuez, protestando por la presencia francesa y asaltando el palacio de Godoy. Pero el inicio real de su reinado no se produce hasta el final de la Guerra de Independencia en 1813, siendo llamado por el pueblo de Madrid “el Deseado”en claro rechazo a la invasión francesa y a Godoy. Pocos monarcas han gozado en sus inicios de tanto favor y halago como Fernando VII

Sin embargo, el sentir del monarca era absolutista por lo que enseguida derogó la constitución liberal del 12 y depuró a los afrancesados del gobierno y de la corte española, imponiendo un gobierno absolutista en España. Con el pronunciamiento liberal de 1820 realizado por Riego, el rey no tuvo más remedio que aceptar una constitución liberal durante tres años, momento en el que se derogaron los privilegios de los estamentos superiores, se suprimió la Inquisición, los mayorazgos y se retomaron las libertades de la Constitución del 12.

Tras el Trienio Liberal (1820-23), el reinado de Fernando VII fue algo menos absolutista, no implantando de nuevo la Inquisición e iniciando las desamortizaciones. No obstante, el final de su reinado se caracteriza por el problema sucesorio ya que después de varios matrimonios, el rey no tenía hijos varones.

Carlos María Isidro (1788-1855)

Carlos María Isidro
Carlos María Isidro

Hermano de Fernando VII, pretendiente al trono de la corona española y exponente del absolutismo español en el siglo XIX. Por el problema sucesorio, en la última etapa del reinado de Fernando VII la tensión entre los dos hermanos hizo que Carlos María Isidro se autodesterrara en Portugal, desde donde se negó a reconocer los derechos de Isabel II tras la muerte de Fernando.

En 1833, a la muerte de Fernando VII, fue proclamado rey por sus partidarios, comenzando la primera guerra carlista (1833-40) Su figura y la de sus hijos dió lugar al Carlismo, movimiento político tradicionalista y legitimista (que destaca la suceción legítima en la corona, conforme a la ley), de carácter antiliberal y contrarrevolucionario. En el siglo XIX hubo otras dos guerras carlistas (la segunda comprende 1846-49 y la tercera 1872-76) y en el siglo XX los carlistas volverán a aparecer en la Guerra Civil (1936-39)

Uniformes carlistas
Uniformes carlistas
Mapa del carlismo
Mapa del carlismo

Isabel II (1830-1904)

Hija de Fernando VII y de María Cristina de Borbón, su nacimiento provocó problemas dinásticos, ya que hasta entonces el heredero  era el hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro, que no aceptó el nombramiento de Isabel como princesa de Asturias y heredera del trono.

Isabel II
Isabel II

Con sólo 3 años de edad accedió al trono, siendo regente su madre quien apoyó a los liberales para defenderse de los carlistas y, luego, por el escándalo provocado por la convivencia ilícita entre María Cristina y su amante, por el general Baldomero Espartero. Con 13 años fue declarada mayor de edad y a los 16 fue casada, en contra de su voluntad, con su primo Francisco de Asís, al parecer ser de tendencias homosexuales. Oficialmente fueron padres de once hijos.

Con respecto a su educación, dejó escrito el Conde de Romanones:

“A los diez años Isabel resultaba atrasada, apenas si sabía leer con rapidez, la forma de su letra era la propia de las mujeres del pueblo, de la aritmética apenas sólo sabía sumar siempre que los sumandos fueran sencillos, su ortografía pésima. Odiaba la lectura, sus únicos entretenimientos eran lo juguetes y los perritos. Por haber estado exclusivamente en manos de los camaristas ignoraba las reglas del buen comer, su comportamiento en la mesa era deplorable, y todas esas características, de algún modo, la acompañaron toda su vida”.

El rasgo más sobresaliente en la pesonalidad de Isabel II era la falta de voluntad, característica debida, al menos en parte, a su pésima educación en la que María Cristina no puso un especial esmero. Su carácter era temperamental y apasionado, viviendo su sexualidad de manera libertina para el contexto de su época y su rango. Su maneras eran espontáneas y a menudo fue utilizada por sus amantes para llegar al poder.

Durante su reinado se produjo el tránsito de un estado absolutista a uno liberal, con cierta división de poderes y constitución escrita. En consonancia con otros países de Europa, se llevó a cabo la desamortización de la Iglesia y se sucedieron gobiernos liberales de distinto signos, conservadores y liberales. Parte de su reinado coincide con una etapa neo-imperialista (O´Donnell) con la Guerra en Marruecos, la intervención en México, en Indochina (de ahí el dicho de “irse a la Conchinchina“), en Annam y en el Pacífico. Realmente, este afán por mantener una primera posición internacional no se correspondía con la realidad española, un país atrasado, con escasa industrialización y muy castigado por las guerras.

Isabel II
Isabel II

Por esta falta de realismo y por la carencia de un auténtico liberalismo, los últimos años de su reinado son de descomposición política. Así, en 1868 se produce un levantamiento militar, con apoyo popular y conocido como “La Gloriosa”, encabezado por los generales Prim, Serrano y Topete, que se acompañó de los cánticos populares del himno de Riego y del grito de “Mueran los Borbones” o “Mueran los Bribones“. Este acontecimiento suspuso su exilio en París.

Amadeo de Saboya (1845-1890)

Nacido en Turín, fue rey de España entre 1870 y 1873 en un periodo marcado por la inestabilidad política, la Guerra de Cuba y una nueva guerra carlista.

Procedente de una dinastía enlazada con la casa española, liberal y católico, parecía el candidato más idóneo tras el exilio de Isabel II pero, sin embargo, contó con el rechazo de los republicanos y de los absolutistas carlistas. También la alta aristocracia lo trató como un advenedizo, y la Iglesia lo rechazó por apoyar las desamortizaciones y ser hijo del rey que, en la unificación de Italia, suprimió los Estados Pontificios, Victor Manuel I.

Amadeo de Saboya
Amadeo de Saboya

Tras un intento de asesinato contra su persona en julio de 1872, Amadeo I declara su angustia ante las complicaciones de la política española (“Ah, per Bacco, io non capisco niente. Siamo una gabbia di pazzi — No entiendo nada, esto es una jaula de locos”)Al poco tiempo y ante la imposibilidad de encauzar las riendas de España, Amadeo I abdicó y marchó a Lisboa.


Alfonso XII (1857-1885)

Alfonso XII
Alfonso XII

Nacido Alfonso Francisco Fernando Pío Juan de María de la Concepción Gregorio Pelayo de Borbón y Borbón, Alfonso XII reinó en la Restauración Borbónica de 1875, hasta su muerte prematura a los 27 años, víctima de una tuberculosis. Fue sucedido al trono por su hijo póstumo, Alfonso XIII de España, cuya minoría estuvo encabezada por la regencia de su viuda.

Siendo aún un niño, en 1868, su madre fue destronada por la Revolución conocida como “La Gloriosa”, obligando a la Familia Real a instalarse en París, donde los monarcas se asentaron por separado. Alfonso fue el primer Príncipe de Asturias que  recibió una educación internacional, en distintos colegios y academias militares extrangeros. De la correspondencia de Alfonso con su madre durante sus estudios, se pone de manifiesto la “relativa estrechez económica” en que vivía la Familia Real en esos años.

Con respecto a la personalidad de Alfonso XII, dio muestras desde pequeño de un carácter enfermizo y dócil, sencillo y leal para con los suyos. Su jovilidad le ha hecho ser un rey querido en la Historia de España, a lo que contribuye las románticas circunstancias de su vida, matrimonio y muerte. Alfonso XII se casó dos veces; la primera con su prima María de las Mercedes de Orleans que murió de tifus en 1878, cinco meses después de la boda, y en segundas nupcias con María Cristina de Habsburgo-Lorena, prima segunda del emperador Francisoc José I de Austria. Tuvo tres hijos de este matrimonio, heredando el trono Alfonso XIII.

María de las Mercedes
María de las Mercedes

Su reinado consistió principalmente en consolidar la monarquía y la estabilidad institucional, apondándole “el Pacificador” porque su reinado fue un momento de relativa paz instucional (sin pronunciamientos ni rápidos cambios de gobiernos) En 1876 se acabó la última guerra carlista del siglo, se escribió la constitución y se zanjó la Guerra de Cuba con la Paz de Zanjón. Cánovas del Castillo se hizo cargo de la estructura política de la Restauración, basada en el bipartidismo y un deficiente liberalismo, a cambio de cierta paz social y estabilidad política tras un siglo cuajado de guerras y visicitudes.

Repasa con el siguiente cuestionario on line.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s